viernes, 12 de enero de 2018

TALLER VIRTUAL - EXPOSICION 2018


:
CRÉDITOS FOTOGRÁFICOS
Chirinos, Leslie
Riveros, Elizabeth
https://www.instagram.com/lizzie_rivero/ 

CRÉDITOS VIDEO:
CICLOS REGULARES
N6: Barzola Chaparro, Robert Alonso N6: Torres Prieto, Flavio Josué N7: Gomez Ochoa, Jorge Junior N7: Mendoza Calderón, Julia Dorliza N9: Alata Roa, Aracely Milagros N9: Calderón Cuadros, Jean Carlos N9: Ibarra Altamirano, Daniel Jorge N10: Huamán Ruiz, Jackeline Lisseth
TALLER LAS AMERICAS
N9: Vivanco Comelio, Moisés Enriquehttps://moisesarq1922.wixsite.com/urp...
N9: Zapata Mamani, Carlos Alberto https://carloszapatam.wixsite.com/car...


martes, 16 de mayo de 2017

LA BALSA: UNA METAFORA DE ESTABILIDAD Y RESILIENCIA

Autor: D. Ludwing (2002)
Traducción propia.

El concepto de estabilidad se refiere a la tendencia de un sistema a regresar a una posición de equilibrio cuando se altera. Por ejemplo, si un peso se agrega repentinamente a una balsa flotando sobre el agua, la respuesta habitual es que la balsa con el peso adicional oscile, pero las oscilaciones disminuirán gradualmente en amplitud a medida que la energía se disipe en las ondas y eventualmente en el calor. La balsa con el peso adicional descansará en una posición diferente a la que tendría la balsa no pesada, pero pensamos que la nueva configuración es esencialmente la misma que la anterior. El sistema es estable. 

Si aumentamos gradualmente el peso en la balsa, la configuración eventualmente cambiará. Si el peso se cuelga por debajo de la balsa, la balsa se hundirá más y más en el agua ya que se requiere más desplazamiento para equilibrar el aumento de fuerza gravitacional. Finalmente, la fuerza boyante no puede equilibrar la fuerza gravitacional y toda la configuración se hunde: el sistema ya no es estable. Por otra parte, si el peso se coloca encima de la balsa, la balsa puede voltear de repente y perder el peso y sus otros contenidos mucho antes del punto en el que el sistema en su conjunto se hundiría. Esta pérdida repentina de estabilidad puede ser más peligrosa que el hundimiento gradual porque puede haber poca advertencia o oportunidad de prepararse para ello. Podemos pensar como el sistema de balsa pierde su resiliencia conforme más peso se coloca en la parte superior de la misma. 

¿Es más probable que la balsa experimente una pérdida de estabilidad de manera gradual o inesperada? Para decidir si un sistema es estable o no, primero debemos especificar lo que queremos decir con un cambio en la configuración o pérdida de integridad. Si no nos importa si la balsa se vuelca cuando se aumenta su peso, entonces no hay ningún problema de pérdida repentina de estabilidad para la balsa flotante. También debemos especificar los tipos y cantidades de perturbaciones que pueden afectar al sistema. Supongamos que un peso fijo se coloca encima de una balsa ocupada. Si los ocupantes de la balsa se mueven, la balsa puede flotar en un ángulo ligeramente diferente, pero si se mueven demasiado o todos a la vez, la balsa puede caer. El rango de posibles movimientos de los ocupantes que impiden la inclinación de la balsa se denomina dominio de estabilidad o dominio de atracción del estado vertical. Si la cantidad del peso fijo se incrementa gradualmente, la balanza se vuelve más precaria, y por lo tanto el dominio de atracción se encoge. Eventualmente, el peso se hace lo suficientemente grande para que no haya dominio de estabilidad.

El ejemplo precedente hace una distinción entre el peso que carga la balsa y las posiciones de los ocupantes. Si la cantidad del peso cambia muy lentamente o no en absoluto, podemos pensar en el "sistema" como consistente en la balsa y el peso. Si los ocupantes cambian de posición relativamente rápido, estos cambios pueden considerarse como perturbaciones del sistema. Por otro lado, podemos ver más ampliamente la balsa, el peso y los ocupantes como un sistema único. Si los ocupantes se organizan para anticipar y corregir las perturbaciones externas, entonces el sistema puede mantener su integridad lo suficiente para que puedan alcanzar sus objetivos. Otra posible respuesta a la perturbación podría ser la reestructuración de la misma balsa. Si se construyeran de varias subunidades ligeramente acopladas, entonces una ponderación excesiva o una perturbación fuerte podrían voltear una parte del sistema pero dejar el resto intacto. Tal estructura podría no requerir tanta vigilancia para mantener la balsa como un solo sistema. 

La resiliencia de la balsa no puede determinarse fuera de su contexto social e institucional. Los ocupantes de la balsa pueden tener derechos y objetivos diferentes. Aquellos que se beneficien más de la carga pesada pueden tender a minimizar los riesgos de volcar bajo carga. Aquellos que tienen más que perder de una pérdida de estabilidad pueden favorecer un enfoque muy cauteloso. ¿Cómo se tomarán decisiones sobre la carga y configuración de la balsa? ¿Quiénes son las partes interesadas, es decir, cuyos intereses deben tenerse en cuenta cuando se consideran políticas alternativas? ¿Tiene la balsa un dueño? ¿Cómo se comparan sus derechos y obligaciones con los derechos y obligaciones de los ocupantes? ¿Existe un organismo gubernamental encargado de regular las balsas? ¿Hay grupos de interés que prefieren que las balsas no se permitan en las vías navegables? El destino final de la balsa dependerá de las características físicas de la balsa, del entorno en el que se despliega y de la estructura social y política en la que está inmersa.